La moda sostenible exhibe su fuerza en Momad en Ifema

04/02/2018

La “moda sostenible” ha cobrado hoy especial protagonismo en el Salón Internacional de la Moda, Momad Metrópolis, que se celebra este fin de semana en Ifema, Madrid, y donde se exhibe la fuerza de un sector, que es “el eterno desconocido”, pero que tiene un auge imparable.

“La moda no deja de ser moda y tiene que gustar, pero estamos en un momento en el que la sociedad está reclamando más a todos los niveles y pide que se apliquen parámetros sostenibles”, ha afirmado hoy a EFE Susana Vela, coordinadora del proyecto de moda sostenible del Salón Internacional de Moda Metrópolis.

En este Salón Internacional, que ocupa 15.000 metros cuadros de superficie neta, exhiben sus colecciones 454 expositores directos y más de 900 marcas de moda convencional y accesorios.

Con estas firmas, en un apartado específico del Salón Internacional denominado Foro Momad, conviven empresas punteras que aplican parámetros responsables en la producción de sus diseños y que pueden conocer de primera mano hoy los visitantes de la feria.

En este contexto, se exhiben 40 marcas de moda sostenible, en un proyecto que comenzó al albur de esta feria en 2015 con cuatro participantes, y que dos años después, y cuatro ediciones, se ha multiplicado su afluencia por diez.

Empresas como Skunfunk, de Bilbao, que lleva veinte años en el sector y exporta a cuatro continentes; Pro Hub Fashion; Fairtrade Ibérica; Mi Ropa Vintage; Redisain; Recover, que ofrece hilatura reciclada, y que es uno de los proyectos “estrella del momento”; o Beatriz Constán, entre otras, están presentes en este espacio.

“Se trata de que el comprador pueda adquirir moda convencional sostenible y que, en esta feria, el público tenga las dos opciones de compra”, algo “lógico”, ha explicado la responsable del proyecto.

Se parte de la base de que una colección de moda es sostenible, pero existen unos parámetros con los que se puede medir, uno de ellos, por ejemplo, el de la “producción social”, la responsabilidad social con los trabajadores, en el sentido de si la firma vela por el bienestar de los trabajadores, en cuanto a condiciones laborales y salarios, ha señalado.

Además, también depende de las materias primas que se usen en el proceso de fabricación, de si por ejemplo se usa poliéster, un producto derivado del petróleo, que es contaminante, en el sentido de que sea reciclado; o que se usen productos orgánicos como algodón o lino, una de las materias primas más sostenibles con el medio ambiente.

Otro factor importante es el de “kilómetro 0”, es decir, que se produzca en el lugar más cercano de donde se vende para evitar la contaminación del transporte; además, existe una certificación internacional que avala la producción sostenible, ha explicado.

Las empresas en general cada vez muestran más “inquietud por producir así y cada vez hay más fabricantes que ofrecen estas materias primas”.

Esta moda “no es más cara”, teniendo en cuenta los beneficios que conlleva, sino que tiene un “precio más alto”, ha afirmado.

No obstante, ha opinado que el precio se irá “equilibrando” con el de la moda convencional, a medida de que se introduzcan más fábricas de productos sostenibles.

Hoy por hoy, “ya hay muchas empresas”, que han implementado procesos sostenibles en su producción, que han sacado líneas alternativas de moda sostenible y que ya venden en tiendas multimarca con una distribución muy importante”.

Aunque Susana Vela no tiene datos de producción, sí considera que es un “sector fuerte”, “aunque no hay muchos estudios que lo avalen”.

La moda es un sector que requiere químicos, tintes y materias primas derivados del petróleo y, ante el cambio climático, cada vez la sociedad está más mentalizada de que hay que conservar el medioambiente.

En el Foro Momad de hoy, dirigido a fomentar la difusión y el conocimiento de la moda sostenible, se celebran mesas redondas, ponencias y talleres en torno a este sector.

Publicado por lavanguardia.com
Fecha de publicación 3 de febrero de 2018