La ‘start-up’ vasca que quiere destronar a los gigantes de la moda ‘online’

01/08/2018

Apenas lleva dos años y ya ha conseguido dar una vuelta de tuerca al manido –y no siempre bien explicado– concepto del ‘personal shopping’. Lookiero es el resultado perfeccionado de una disciplina comercial que tuvo sus años de gloria en la década pasada y que, en rigor, nunca terminó de consolidarse. Pese al empeño que pusieron las escuelas de moda en promover proyectos formativos que nutrieran el mercado de profesionales del ramo, los hechos demuestran que este servicio de asesoramiento personalizado solo ha encontrado acomodo en perfiles de clientes muy concretos y en ningún caso mayoritarios. Por todo ello, Lookiero es una rareza a celebrar.

En apenas dos años, esta ‘start-up’ con sede en Bilbao ha conseguido seducir a 250.000 clientes entre España y Francia. Su propuesta consiste en ofrecer un servicio virtual de ‘personal shopping’ para un público que busca ahorrarse colas en las tiendas y prefiere probarse la ropa en casa. El funcionamiento es relativamente sencillo: el cliente debe rellenar un formulario con sus gustos y tallas y días mas tarde recibe en casa una caja con cinco prendas seleccionadas por el equipo de asesores de la empresa. A continuación, el usuario tiene cinco días para decidirse y devolver –o quedarse– lo que le satisface. ¿El precio? Diez euros por la gestión más el precio de la ropa. Hay tres niveles de gasto según el presupuesto, pero la cantidad media por pieza suele ser de unos 45 euros.

El éxito de este planteamiento ha motivado el sorprendente crecimiento del negocio. Desde la empresa no ofrecen cifras concretas, pero aseguran que en 2017 multiplicaron por ocho la facturación alcanzada en el ejercicio anterior y que, en 2018, siguen avanzando con paso firme con el reciente lanzamiento en el mercado británico. Tras la conquista de España y Francia, la ‘start-up’ fundada por el empresario Oier Urrutia busca crecer en Reino Unido, sobre todo a raíz del buen desempeño que ha tenido en la ronda de financiación del pasado mes de junio (4 millones de euros). Hoy por hoy, All Iron Ventures, impulsado por los fundadores de Ticketbis, Ander Michelena y Jon Uriarte, es uno de los principales accionistas.

Eso sí, llegar hasta aquí no ha sido un camino de rosas. “Por muy sencilla que pueda parecer una idea, convertirla en una empresa es extremadamente complejo. En nuestro caso, uno de los principales obstáculos que enfrentamos desde el inicio es el desconocimiento que existe sobre nuestro modelo de negocio. Nuestro reto ha consistido en romper la barrera que hay entre el mundo ‘offline’ y ‘online’, así como explicar cuáles son las ventajas de que un profesional seleccione prendas para nosotros”, explican sus responsables.

A corto plazo no está en la hoja de ruta de Lookiero abrir sus servicios a la moda masculina. “No descartamos que llegue el momento de lanzarlo, pero más adelante”, señalan. Por el momento cuentan con un equipo de unos 100 profesionales que trabajan con una cartera de firmas de moda europeas que supera la centena. Si en dos años han conseguido tantos progresos, en los próximos meses tal vez logren avances que ni siquiera ellos son capaces de imaginar.

Publicado en www.revistagq.com
Fecha de publicación 19/07/2018